logo trobar-ho tot

Historias de Corbera | Can Planas (publicado en Trobar-ho Tot año 2008)

Cerca del paraje conocido como la "Creu de l'Aragall" habia la masía de "Can Planas" abarcando tierras de cultivo, viñas y olivares desde la "Casa Cremada" hasta "l'Oliverà" pasando por el "Pla dels Voluntaris". Más adelante, la familia Planas decidió trasladar la casa de los antepasados a otro lugar, cerca de un torrente. Esta situación provocó muchas dificultades cuando llovía mucho y la riera crecia, ya que en esas condiciones no se podia atravesar para ir a misa. Esto propició la construcción de una nueva masia en el actual emplazamiento, acabando en ruinas la vieja casa que aún hoy se puede contemplar

La antigüedad de la masía es evidente echando un vistazo a documentos de 1.566 donde consta que en la ceremonia de toma de poder del castillo, por parte de la Baronesa Isabel Durany, firmó como jurado de la Baronía de Corbera don Onofre Planas, propietario de la masía con el mismo apellido. En el período de 1.644 a 1.659, el titular de la masía fué Antonio Planas, personaje muy reconocido por los Señores de Corbera, que lo nombraron Alcalde del Castillo en el bienio de 1.644 y 1.645. Él mismo se encargó de cobrar los impuestos municipales y la buena relación con el Barón se concretó cuando este ofreció la cantidad de cincuenta libras para pagar el dote en la boda de una hija con un tal Vendrell. En las libretas de la Baronía, documentos fiscalizadores de las rentas particulares y la heredad de "Can Planas" era la masía que soportaba más cargas, hecho que demuestra que era la primera en cuanto a rendimiento y riqueza.

La vida siempre da sorpresas y en la familia Planas solo nacian mujeres, cosa que haria perder el apellido tarde o temprano. El 23 de enero de 1.753 se casó Mariana Planas, heredera de la masía, con Esteve Romagosa. Aquí terminó la saga familiar de los Planas para iniciar la de los Romagosa como propietarios de la heredad. Esta situación duró hasta 1.961 año en que "Can Planas" se pone en venta y fue adquirida por la familia Restheiner, de orígen suizo, que no tan solo la conserva, sinó que hace mejoras que la dignifican.

Mención a parte se merece el tema del capataz en dicha finca. Hasta el año 1.929 en que la família Boltá Quer, a la muerte del sr. Quimet de Can Planas, se hizo cargo del cultivo de las tierras, no se habia conocido ningún otro responsable. Los Boltá se instalaron en un establo y mas tarde construyeron la masía del capataz. Actualmente es el sr. Josep Maria Boltá, que fue a vivir allí con tan solo un año, el que ejerce esta función. Ya ha cumplido los ochenta y aún se encarga de unas tierras que ama como própias y que son un goce para la vista de los caminantes que buscan la antigua herencia de nuestros antepasados.

Texto · Joan Renau Turbau
Fotos · Trobar-ho Tot

Volver a la página principal

Historia | Relación de artículos publicados de Joan Renau