logo trobar-ho tot

Historias de Corbera | Can Margarit (publicado en Trobar-ho Tot año 2010)

Es una de las llamadas "casas del Avall", y, junto con otros, fueron núcleos estratégicos en el camino de acceso a Corbera por la vertiente de Sant Andreu de la Barca.

Está documentada oficialmente a la Concordia del año 1576, si bien la referencia del apellido Margarit, saga corberenses de las más antiguas, data del 12 de septiembre de 1639, con motivo de los capítulos matrimoniales de Miguel Margarit, hijo de Miguel y Joana, y Catalina, la hija de Jaime Pascual, campesino de San Pedro de Gelida.

Se hace patente históricamente de la importancia de los Margarit, ya que los mismos eran propietarios, en un tiempo en que la mayoría no pasaba del peonaje, o, como máximo, de masoveros.

El 3 de octubre de 1662, dicho Miquel Margarit, alquila una casa en Joan Prats a cambio de ceder parte de su producción agraria. El pacto queda establecido de la siguiente manera: Joan Prats deberá entregar la sexta parte del grano y un tercio del vino, a más de la mitad de las nueces, el tercio de los higos y cinco libras por toda la fruta del lugar conocido por la "viña vieja". Pero no acaba aquí el diezmo a satisfacer, ya que se menciona también la producción de bellotas, paja, huevos y gallinas que han de entregar al Señor Barón de Corbera, por otra parte buen amigo de los Margarit.

En 1800, el abuelo Pablo Bargalló y Olivé, la edad de 9 años, llegaba a Can Margarit. Esta familia residió hasta el final de la heredad. Dicho personaje construyó la casa de Can Chorro. Uno de sus hijos, Juan, se casó con Rosa Roig i Aregall, que venía del Mas d'en Carmona de Castellví de Rosanes.

El origen de Can Margarit parece que se produce por una separación de la finca de Can Moriscot y al paso del tiempo fue adquirida por Manel Oms, descendiente de Can Oller de la Montaña.

Más tarde pasó al Sr. Fontanet y, después de un abandono inexplicable, fue derribada en una oscura noche, sin grito de añoranza ni ningún tipo de vergüenza, por unos cuantos que no supieron respetar nuestra historia local.

Hoy, en el mismo lugar, se levanta el Instituto Can Margarit. Para la familia Bargalló este nombre es un reconocimiento a sus antepasados y el recuerdo de las generaciones que jugaron en aquella era que hoy es el patio de una escuela.

Texto · Joan Renau Turbau
Fotos · l'Abans y Trobar-ho Tot

Volver a la página principal

Historia | Relación de artículos publicados de Joan Renau