logo trobar-ho tot

Historias de Corbera | La devoción de Corbera a Santa Magdalena (publicado en Trobar-ho Tot año 2013)

Según una antigua leyenda, Santa Magdalena, Santa Marta y San Lázaro se embarcaron en un barco sin velas ni remos, que los condujo a las costas de la Provenza donde se separararon. San Lázaro se quedó en Marsella donde fue el primer obispo; Santa Marta fundó, cerca de Tarascón, el primer monasterio para vírgenes cristianas; y Santa Magdalena, antes de retirarse a la cueva de Santa Balma donde murió, permaneció durante muchos años por las montañas de Corbera de Llobregat.

La tradición sobre la invención de la imagen de la santa nos explica que durante la construcción de unos altares a la iglesia de Santa Maria de Corbera, una humilde sirvienta, de buena mañana, acudió al pozo del castillo para sacar agua; aquella vez la tarea le resultaba más pesada que de costumbre, hasta que al surgir el cubo del pozo quedó sorprendida al ver que, en lugar del agua, había una imagen. Esta, al parecer, habría sido escondida allá por los anteriores residentes del castillo con motivo de la invasión sarracena, siglos atrás, y se había olvidado su existencia.

Sea como fuere, la historia nos dice que en 1295 el Señor de Corbera, Marimón de Plegamans, fundó una causa pía para que quemara, día y noche, perpetuamente, una vela en la iglesia de Santa Maria de Corbera al altar de Santa Magdalena. Doña Leonor, viuda de Joan II de Corbera y Señora del Castillo, consigue, el 12 de noviembre de 1487, el privilegio real firmado por los Reyes Católicos para la creación de la cofradía de Santa Magdalena de Corbera. Las primeras décadas de 1500 y debido a la gran cantidad de peregrinos que subían a visitar a Santa Magdalena, se construyó un gran alojamiento, conocido primero como Hospitalidad de la Capilla y más tarde como Casa de los Novenarios, Casa Nueva y finalmente Casal de Santa Magdalena. Corbera de Llobregat y la devoción a Santa Magdalena llenó de exvotos toda la iglesia hasta tal punto que el 30 de abril de 1602 se formalizó un inventario de los mismos así como de las joyas de la santa. Hay que mencionar que la leyenda del viaje de Santa Magdalena propició un arraigo de la gente de mar hacia esta devoción.

Han pasado muchos y muchos años pero aquella vela, que quemaba por orden de Marimón de Plegamans, todavía sigue encendida en el corazón de los corberenses que quisieron que fuera su patrona.

Historia, leyenda y tradición de uno pueblo hacia la Virgen, bajo la advocación de Santa Magdalena. Hoy todavía, dentro de los actos de la Fiesta Mayor, la cofradía y sus devotos celebran una novena y otros actos religiosos en su honor.

Texto · Joan Renau Turbau
Fotos · l'Abans y Trobar-ho Tot

Volver a la página principal

Historia | Relación de artículos publicados de Joan Renau